Axel Ouvrard – 09 Oct, 2020 General

A mediados de agosto, el Ministerio de Economía y Finanzas de México anunció una disminución del 0,7% en el monto de la inversión extranjera directa para el primer semestre del año. Una cifra que no sorprende en el contexto de la actual crisis mundial, y que incluso puede parecer bastante buena dada la magnitud de la onda expansiva. Si miramos más de cerca los datos presentados por la Secretaría de Economía con un poco más de detalle, hay varios hechos interesantes:

  • La industria por sí sola, especialmente las funciones de producción, representa el 43% del valor de las inversiones durante el período;
  • Las actividades de back-office de los servicios financieros y los seguros representan el 15% y el transporte el 14%;
  • No es de extrañar que los dos principales países inversores sean los cosignatarios del T-MEC (Acuerdo Canadá-EE.UU.-México, antes NAFTA), o sea, los Estados Unidos por el 39% y el Canadá por el 19%.
  • Sólo el 17% de la cantidad de IED (Inversión Extranjera Directa) captada por México durante el período procedió de nuevas inversiones, mientras que la reinversión de beneficios representó casi el 54% de este valor.

Relaciones amenazadas

Debido a su posición geográfica, sus bajos costos de producción y sus recursos de materias primas, México depende en gran medida de los Estados Unidos. Esta situación no está cambiando a pesar de las relaciones políticas a menudo tensas sobre cuestiones de migración y del deseo del Presidente de los Estados Unidos de “reubicar” las actividades industriales de los países de “bajo costo”, incluido México, en los Estados Unidos.

Aunque el impacto del Covid-19 fue sólo muy leve en la primera mitad del año, ciertamente debido al retraso en la llegada de la enfermedad al continente americano en comparación con Europa, existen temores legítimos de que la segunda mitad del año sea más complicada. Hay dos razones para esto.

En primer lugar, los Estados Unidos han sido y siguen siendo golpeados muy duramente por la pandemia con importantes consecuencias económicas. El FMI prevé una caída del PIB de alrededor del 6,6% en 2020. Por otra parte, a pesar de que la tasa de desempleo está disminuyendo más rápidamente de lo previsto (8,4% en agosto frente al 9,8% esperado), los puestos de trabajo creados son precarios, y todavía hay que recuperar 12 millones de puestos de trabajo para volver a la situación anterior. Una situación que está causando un repunte del consumo menos fuerte de lo esperado este verano.

El otro punto de incertidumbre es la elección presidencial de noviembre. La llegada de Donald Trump a la cabeza del país en 2016 ya había desafiado a muchos expertos mexicanos sobre la necesidad de diversificar sus relaciones económicas. Una conciencia que finalmente no se tradujo en la realidad.

El famoso “Make America Great Again” está en directa oposición a la idea de continuar produciendo masivamente al otro lado de la frontera. Pero más allá de los anuncios políticos, la participación de los Estados Unidos en las inversiones no ha cambiado o ha cambiado poco entre 2016 y 2020. ¿Por qué cambiar entonces? Por lo tanto, México ha seguido jugando con sus logros por falta de una visión a largo plazo y una estrategia alternativa que nadie ha podido llevar a cabo.

La desaparición en 2019 de ProMéxico (la agencia nacional para la promoción del atractivo y el apoyo a las exportaciones), presente en más de 40 países, tampoco alentó esta deseable reorientación. Desde el anuncio del cierre de ProMéxico en 2018, tras la llegada al poder del presidente López Obrador, la IED ha aumentado un 1%, mientras que había crecido un 24% entre 2016 y 2018 y un 84% entre 2014 y 2018.

Una necesidad de diversificación

Dependiente de su vecino del norte, México, a pesar de tener la 15ª economía más grande del mundo y la 2ª de América Latina, con una población de casi 130 millones de habitantes, espera una caída del 10% del PIB en 2020 y un repunte relativamente pequeño en comparación con otros en 2021, con un crecimiento del 6%.

Es hora de que el país no se aleje de los Estados Unidos, que seguirán siendo el socio número uno, sino que trate de diversificar sus socios, así como su posicionamiento en la cadena de valor.

Esta estrategia implica la inversión en infraestructura, no sólo tangible sino también intangible, para no limitarse a las funciones de producción.

Las necesidades son enormes en muchos sectores como las telecomunicaciones, el transporte o el petróleo y el gas. Por ejemplo, México, el duodécimo mayor productor de petróleo del mundo, utiliza sólo el 37% de su capacidad de refinación, en parte debido a la obsolescencia de la infraestructura existente. Así pues, una gran parte de la producción bruta se vende en los Estados Unidos y luego se reimporta para abastecer a las estaciones de servicio del país a un costo demasiado alto.

Del mismo modo, se espera que México se posicione aún más fuertemente en las funciones de ingeniería o incluso de I+D, en sus áreas de excelencia, empezando por la automotriz (y, en menor medida, dada la situación económica, en la aeronáutica o la energía), capitalizando los grupos extranjeros pioneros en este campo, como Ford, Visteon, Continental, Brose, Faurecia o Safran…

Por lo tanto, México también debe abrirse al resto del mundo. China está jugando cada día más en igualdad de condiciones con Estados Unidos en la economía mundial y sigue sorprendentemente ausente de los principales inversores en México. Europa también puede ser otra gran alternativa creíble, pero España está perdiendo influencia y Alemania está retrocediendo en el mismo ranking.

Darse los medios para actuar

Una vez definida la estrategia, México debe dotarse de los medios para aplicarla.

Como país federal, en algunos estados están surgiendo soluciones para compensar la falta de iniciativas a nivel nacional. Nuevo León (Norte de México) pronto lanzará su propia agencia de atracción. Se está considerando la posibilidad de que otros 9 estados, entre ellos Chihuahua y Jalisco, compensen la actitud de espera del gobierno ante las consecuencias de la crisis. ¿Qué es lo que quieren como prioridad? Reactivar la política de acercamiento de ProMéxico a los países europeos y asiáticos.

Desde hace casi veinte años, OCO acompaña a los gobiernos de los 5 continentes y a sus organismos de desarrollo económico en su estrategia de atracción de inversiones extranjeras.